Copy
ENTRA HACIENDO CLICK ACA--> SHABAT ONLINE #51 18:50hrs
ENTRA HACIENDO CLICK ACA--> SHABAT ONLINE #51 18:50hrs

Reflexión Parasha Ki Tisá: El peso de las Tablas

Este Shabat leemos Ki Tisá, la novena Parashá del segundo libro de la Torá. La Parashá comienza diciendo “Cuando cuentes (ki Tisa) a las personas del Pueblo para determinar sus números, cada uno será contado dando una ofrenda de expiación por su vida”. La ofrenda correspondía a medio shekel, el cual se utilizaría para el Santuario. D’s selecciona a Betzalel y Oholiav, por su conocimiento, talento en artesanía y sabiduría del corazón, para realizar la construcción del Santuario.

Luego de esto ocurren dos episodios fundamentales para nuestro Pueblo. Por una parte, el relato de D’s entregando la Torá a Moshé, y, por otro lado, la construcción del Becerro de Oro.

En el monte Sinai D’s le entregó a Moshé las Tablas de la Ley escritas por Su mano. Como Moshé se demoraba en descender, el pueblo le pide a Aaron que haga nuevos dioses para adorar. Aaron, construye un Becerro de Oro. Moshé, al bajar y ver la situación, rompe las Tablas y destruye el Becerro de Oro. Un punto importante lo que se destruye a continuación. La Torá indica, “Al aproximarse al campamento y ver el becerro y el baile, Moshé desplegó enojo y lanzó hacia abajo las Tablas que estaban en su mano, haciéndolas añicos al pie de la montaña. Tomó el becerro que el [pueblo] había hecho, y lo quemó en el fuego, moliéndolo hasta hacerlo polvo fino” Shmot, Cap 32 vers 19, 20.

Moshé estaba realmente enojado, pero ¿por qué romper las tablas? ¿No bastaba con romper solo el Becerro? Las Tablas habían sido hechas por D’s como dice la misma Parasha, “Cuando D’s finalizó de hablarle a Moshé en el Monte Sinaí, le dio dos tablas del Testimonio. Eran tablas de piedra, escritas con el dedo de D’s” Shmot Cap 31, vers 18.
 
Es decir, eran Tablas hechas por el mismo D’s. Una pieza única! La tradición indica que Moshé no quiso romper las Tablas, sino que, se le cayeron.  En una imagen hermosa, se plantea que las piedras tenían tal nivel de espiritualidad que incluso Moshé debía sostenerlas para que no se le escaparan, entonces, a medida que Moshé descendía del Monte y se acercaba al pueblo, que estaba descarrilado en torno al Becerro de Oro, las palabras que estaban en las Tablas se comenzaron a perder, las letras comenzaron a escaparse, por lo que éstas quedaron convertidas solo en piedras, las cuales eran tan pesadas que Moshé no las pudo sostener más y se le cayeron. Este planteo nos muestra que Moshé, al ver la situación, se desvanece. Fue tal su nivel de decepción y frustración que al ver lo que pasaba, se quedó sin fuerzas y las tablas se le hicieron tan pesadas que no las pudo sostener más y se le cayeron.

A pesar de esto, Moshé intercede en favor del Pueblo y le pide a D’s que no lo abandone. Él le indica que seguirá acompañándolos en el camino a la Tierra Prometida. Moshé sube nuevamente, ahora con dos Tablas, como las primeras, para volver a escribirlas.

A pesar de este trágico acontecimiento, Moshé no solo se recompone, sino que sale fortalecido. D’s vuelve a convocarlo al monte donde esta vez permaneció durante 40 días y 40 noches. Y cuando bajó del Monte Sinaí, venía radiante, como indica la Torá “Cuando Aarón y todos los israelitas vieron que la piel del rostro de Moshé resplandecía con una luz brillante” Shmot Cap.34 vers 30.

Que en este Shabat podamos aceptar que hay veces que podemos flaquear, sentirnos extenuados y perder fuerza, pero con la tranquilidad que la fuerza volverá, que nos vamos a recomponer y que podemos salir incluso fortalecidos.
Shabat Shalom
Bruno Conforti
Agradecemos considerar una donación a la Comunidad Ruaj Ami para que podamos continuar transmitiendo el Kabalat Shabat, las actividades y seminarios programados. 
SANTANDER 63-15037-1
RUT 65.012.948-2
COMUNIDAD RELIGIOSA Y CULTURAL RUAJ AMI
contacto@ruajami.cl
RUAJ AMI
WEB
RUAJ KIDS






This email was sent to <<Email>>
why did I get this?    unsubscribe from this list    update subscription preferences
Ruaj Ami · Av. Las Condes 8361 · Santiago 7560171 · Chile