Copy
Kabalat Shabat 19:00 -- hrs - Vaigash

Queridos amigos, les contamos que durante Enero el servicio de Kabalat Shabat comenzará a las 19 hrs.

Este Shabat leemos la Parashá Vaigash, la undécima Parashá del primer libro de la Torá. Al final de la Parashá anterior, Iosef ofrece a sus hermanos dejar solo a Biniamín como su esclavo, luego que descubrieran la copa de Iosef en su bolso. Entonces, Iehuda se acercó (Vaigash) a Iosef para pedir que lo tome a él como esclavo, en lugar de Biniamín. Luego de presenciar la lealtad entre sus hermanos, Iosef revela su identidad. Iosef y sus hermanos se abrazan y lloran. Los hermanos vuelven a Canaan a buscar a su padre Iaacov. Camino a Egipto D’s le indica a Iaacob que no tema descender a Egipto  “..porque allí te haré una gran nación. Yo descenderé contigo a Egipto….Y Yo te sacaré de allí". Al llegar a Egipto, Iaacob se reencuentra con Iosef, luego de 22 años.

Iosef reúne toda la riqueza de Egipto para el Faraón, vendiendo comida y semillas durante los años de hambruna. El Faraón le da a la familia de Iaacob la fértil tierra de Goshen para establecerse, y los hijos de Israel prosperan en Egipto.

Una de las escenas más conmovedoras de esta Parashá, y quizás de la Torá, es el reencuentro de Iosef con sus hermanos. Los hermanos, a través de Iehuda, le suplican a Iosef que no deje a Biniamín como esclavo. Luego de esto, Iosef pide a todos los hombres que salgan de ahí. Al quedarse solo con sus hermanos, lloró, tan fuerte indica la Torá, que se escuchó en todo Egipto. “Iosef les dijo a sus hermanos: “¡Yo soy Iosef! ¿Todavía vive mi padre?”. Sus hermanos estaban tan sobresaltados que no pudieron responder.” (Bereshit cap45; 3)

La última vez que los hermanos habían visto a Iosef, éste estaba desnudo en un pozo seco. Iosef estaba a su merced. Ellos querían matarlo, pero finalmente, gracias a la intervención de Iehuda, lo sacan y lo venden. Ahora, ellos se encontraban en este “pozo seco”, en una de las peores situaciones de su vida y totalmente indefensos, a merced de Iosef. Cuando Iosef se descubre ante sus hermanos, después de 20 años, ellos, con razón, temieron. Más aún al ver a Iosef descargar todas las emociones contenidas en estos años, en un llanto profundo y un grito estremecedor. Sin embargo, a continuación Iosef los contiene indicando. “Por favor, acérquense a mí”, les dijo Iosef a sus hermanos. Cuando se acercaron, él dijo: “¡Yo soy Iosef su hermano! Ustedes me vendieron a Egipto. Ahora, no se preocupen ni se sientan culpables por haberme vendido. ¡Miren! ¡Dios me ha enviado delante de ustedes para salvar vidas! ” (Bereshit cap45; 4-5)

¿Cómo logra Iosef regularse, canalizar sus emociones y volver a tener control de sí mismo?

Una razón es porque vio que sus hermanos habían cambiado. Ante una situación similar ellos reaccionaron distinto. Iosef pudo verificar, al ponerlos a prueba, que estaban comprometidos por proteger a Biniamín, hijo predilecto también de su padre, ya que era el segundo hijo de su mujer amada, Rajel. Los hermanos hicieron todo lo posible para mantener a su familia a salvo, vinieron a rescatar a Shimon y ahora no iban a abandonar a Biniamín.

Lo otro, y quizás más importante, es que Iosef había cambiado. Había dejado de ser una persona egocéntrica, que veía a los demás a su alrededor rindiéndole pleitesía, como en sus sueños de juventud. Iosef, puso ahora a D’s el centro. Se dio cuenta que el poder de interpretar sueños y sus capacidades provenían de D’s. Se convirtió en una persona agradecida, logrando incluso resignificar lo malo que le pasó, al indicar que, gracias a eso, la familia se había salvado de la hambruna. Iosef se salió del centro para poner a D’s en ese lugar. Gracias a esto logró acercarse a sus hermanos. Como se ve cuando se vuelve a presentar y les dice: “¡Yo soy Iosef su hermano!.”. Si bien en ese momento su profecía se había cumplido, cuando sus hermanos estaban a sus pies, como el sueño de las estrellas y las espigas, él es capaz de ver a sus hermanos, ya no siendo el soñador de sueños ni aquel que estaba al centro, sino, como su hermano.

Que este shabat podamos reflexionar acerca de la humildad. Que podamos poner siempre a D’s en el centro y reconocer que nuestras capacidades y virtudes provienen de D’s. Así, podremos ver en el otro a nuestro hermano a quien podremos acercarnos, perdonar y amar.


Envíanos los nombres tus seres queridos a contacto@ruajami.cl para que los recordemos juntos


 
RUAJ AMI
WEB
RUAJ KIDS
+562 893-9884   contacto@ruajami.cl






This email was sent to <<Email>>
why did I get this?    unsubscribe from this list    update subscription preferences
Ruaj Ami · Av. Las Condes 8361 · Santiago 7560171 · Chile

Email Marketing Powered by Mailchimp