Copy
Kabalat Shabat 19:30 -- hrs - Vaietzé

Este Shabat leemos la Parashá Vaietzé, la séptima parashá del primer libro de la Torá. En ésta, Iaacob sale de Beer Sheva y viaja a Jaran. En el camino, duerme y sueña con una escalera con ángeles que subían y bajaban. D’s se le aparece y le promete esa tierra. Cuando despierta Iaacob, toma la piedra, la pone como pilar y llama ese lugar Bet-El (casa de D’s). Iaacob se queda en Jaran con su tío Laban, cuidando sus ovejas. Laban concuerda en darle su hija menor, Rajel, luego de 7 años de trabajo. Pero Labán engaña a Iaacob y la noche del casamiento entrega a la hija mayor, Lea. Una semana más tarde, Iaacob se casa con Rajel, a cambio de trabajar siete años más para Laban.

Lea tiene seis hijos y una hija, Dina. Rajel le da a Iaacob a su sirvienta, Bilá y Lea le da a Zilpa, de quienes nacen cuatro hijos. D’s escucha las plegarias de Rajel, que era estéril, y concibe un hijo, Iosef. Iaacob finalmente se va con su familia de vuelta a su tierra, luego de estar en Jaran por veinte.

Si vemos el comienzo de la parashá, dice: “Salió Iaacob de Beer Sheva y se dirigió hacia Jarán. Llegó a un lugar y pasó allí la noche porque el sol ya se había puesto. Tomando algunas piedras, las puso a la altura de su cabeza y se acostó a dormir allí. Tuvo una visión en un sueño. Una escalera se levantaba sobre el suelo, y su parte superior se extendía hacia el cielo. Los ángeles de D’s subían y bajaban por ella.” (Bereshit. cap 28; 10-12)

Podemos analizar muchos elementos de estos psukim. Uno de los elementos que llama la atención es que los ángeles en el sueño, “subían y bajaban”. Uno podría pensar que debería ser al revés, ya que los ángeles están en el cielo, y de ahí deberían bajar.

En esto, Rashi comenta que como Iaacob llega al límite de su tierra, los ángeles que tenían la misión de cuidarlo ahí, debían volver con D’s, y así, bajaran otros ángeles que tendrían como misión cuidarlo en tierras extrañas. Para verlo más gráfico, sería como un cambio de guardia.

Según Ibn Ezra, este flujo de ángeles nos indica que los eventos de la tierra dependen de la decisión de D’s en las alturas y que sus emisarios transitan por esta escalera, que une cielos y tierra, para cumplir con su mandato divino.

Adicionalmente, podríamos interpretar que el conocimiento y la espiritualidad se deben practicar y nos deben elevar hacia D’s. El estudio de la Torá y la Tefilá nos pueden llevar muy arriba, sin embargo, siempre se debe descender a la tierra. Es decir, el estudio y la introspección, nos deben llevar finalmente a la acción en este mundo. Elevarnos no es un fin en si mismo, sino un medio para hacer un mundo mejor.

Al principio de este libro de bereshit aparece la Torre de Babel. Y la verdad es que era difícil entender por qué D’s vio con tan malos ojos ese proyecto. Y la respuesta puede estar acá, para los constructores de la Torre, elevarse era el único fin. Solo subir y llegar arriba, pero no volver a bajar.

Que este Shabat podamos ascender en conocimiento y espiritualidad, que sigamos haciendo Tefilá para conectarnos con D’s, y estudiando para buscar en lo más profundo de nuestros pensamientos y sentimientos, pero teniendo siempre en mente que debemos “volver a bajar”, pensando cómo debemos aplicar la Torá en nuestro mundo, cómo hacemos para seguir creciendo cómo personas y cómo podemos aportar para hacer un mundo mejor.

Shabat Shalom


Bruno

Herbert Engel Z.L.
Tommy Loeff Munter Z.L.
Dolly Fried Rath Z.L.


Envíanos los nombres tus seres queridos a contacto@ruajami.cl para que los recordemos juntos


 
RUAJ AMI
WEB
RUAJ KIDS
+562 893-9884   contacto@ruajami.cl






This email was sent to <<Email>>
why did I get this?    unsubscribe from this list    update subscription preferences
Ruaj Ami · Av. Las Condes 8361 · Santiago 7560171 · Chile

Email Marketing Powered by Mailchimp