Copy
HAZ CLICK ACÁ PARA REGISTRARTE Y RECIBIR TU LINK ZOOM

Reflexión Bamidbar: Del Monte Sinai al Desierto de Sinai            

Esta semana leemos la Parashá Bamidbar, “En el Desierto”, la primera Parashá del cuarto libro de la Torá. Este libro es también conocido como Jumash Ha Pekudim, "El libro de los censos". Sus nombres están relacionados con el contenido del mismo, ya que, por un lado, se relata la travesía del Pueblo por el desierto, luego de la salida de Egipto, y por otro, se listan diversos censos que se realizaron. Por esta razón, este libro se conoce popularmente como “Números”.

El inicio de la Parashá une en sus primeros psukim estos conceptos, del Desierto y los números, al iniciar diciendo: “D’s le habló a Moshé en el desierto de Sinaí, en la Tienda de Comunión, el primero del mes segundo en el segundo año del Éxodo, diciendo, hagan un censo de toda la comunidad. Háganlo por familias siguiendo el linaje paterno, según los nombres de cada varón, tomados individualmente.” (Bamidbar Cap1, vers 1,2)

En estos párrafos llaman la atención dos cosas. Lo primero, es que D’s le habla a Moshé en el Sinaí, pero ahora no se refiere al Monte, sino que, al Desierto Sinaí. Esto nos indicaría que la revelación divina comienza a bajar y acercarse al Pueblo, el cual para poder consolidarse como tal, necesitan absorber y hacer parte propia la Torá que fue entregada en el Monte Sinaí, y que ahora los sitúa más cerca al ubicarlos en el Desierto del Sinaí.

El otro elemento que destaca es que D’s pide que hagan un censo de las personas aptas para la guerra, sin embargo, indica que registren “las familias siguiendo el linaje paterno, según los nombres de cada varón, tomados individualmente”. ¿Por qué era importante conocer a la familia de las personas e identificarlos individualmente? Era más fácil y eficiente solo saber la cantidad de personas en incluir quizás otros datos importantes para la campaña militar, como la altura, peso o nivel de musculatura.

Es interesante que estos dos elementos que mencionamos abordan el desafío de manejar lo individual y lo grupal, y cómo la Torá nos invita a transitar en ambas dimensiones, indicándonos que ambas son relevantes y no debemos descuidar ninguna. En el primero, la Torá se reveló a Moshé en el Monte Sinai, sin embargo, ahora el Sinai no solo abarca el Monte, sino que también todo el Desierto, ampliando el radio para que todos y cada uno puedan sentirse parte. En el segundo caso, aunque hagan un censo, que consiste en contar personas, se destaca que las personas son importantes como individuo. Que era importante saber cuántos eran, pero también, quiénes eran. Lo individual y lo grupal forman a un pueblo. Cada nombre es una persona, y personas juntas forman familias, pueblos y generaciones.

Estamos en momentos en que cada día estamos atentos a cifras, datos de contagiados, fallecidos, cantidad de camas y ventiladores disponibles y personas recuperadas, entre otros. Y si bien, debemos mirar esas cifras, también debemos estar atentos a las personas, de carne y hueso, con cara, con nombre, que están detrás de esas cifras, pero muchas veces invisibilizados por los grandes números.

Que este Shabat podamos reflexionar y fortalecer nuestra conciencia, para que podamos observar con perspectiva la situación actual, pero a su vez, tener la conciencia que detrás de las cifras están las personas, y no perder esa sensibilidad que nos permita visualizarlas, empatizar con ellas y poder apoyarlas.

Shabat Shalom. Bruno Conforti
 
 
HAZ CLICK ACÁ PARA REGISTRARTE Y RECIBIR TU LINK ZOOM
SI QUIERES QUE TE SUMEMOS A NUESTRO GRUPO DE WHATSAPP ESCRIBENOS CON TU NUMERO CELULAR A CONTACTO@RUAJAMI.CL

 
RUAJ AMI
WEB
RUAJ KIDS






This email was sent to <<Email>>
why did I get this?    unsubscribe from this list    update subscription preferences
Ruaj Ami · Av. Las Condes 8361 · Santiago 7560171 · Chile

Email Marketing Powered by Mailchimp