Copy
Kabalat Shabat 19:00 hrs - Shmot

¡¡Y llegó el gran día!!

¡Este viernes Ruaj Ami celebrará su primer Shabat en Estadio Israelita!

A partir de ahora nuestros servicios y jaguim se realizarán de forma permanente dentro del Estadio Israelita Maccabi.

Aprovechamos de recordarles que Shabat empieza a las 19hrs en horario de verano y que contaremos con estacionamientos al interior del estadio para nuestros soci@s y amig@s. 

Para poder acceder a los estacionamientos necesitan mandar un correo con antelación a contacto@ruajami.cl.

Un abrazo y nos vemos este 2020 en nuestro nuevo hogar.

Con cariño,

Staff Ruaj Ami

Este Shabat leemos la Parashá Shmot, la primera Parashá del segundo libro, que lleva su mismo nombre, Shmot. Al finalizar Bereshit, el relato termina con la Muerte de Iosef y el Pueblo viviendo en Goshen, Egipto, con comodidad.

Shmot comienza contándonos que Iosef y toda su generación, ya había muerto. Y que el Pueblo se multiplicó de gran manera. El Faraón del momento temió por esta situación oprimiendo al Pueblo de Israel y ordenando a las parteras hebreas, Shifra y Pua, matar a todos los varones que nacieran. Como ellas no cumplen, indica a su gente arrojar a los varones hebreos al Nilo. Iojeved, hija de Levi, y su marido Amram tienen un hijo. Para salvarlo, lo ponen en una cesta en el río, mientras su hermana, Miriam, observa desde lejos. La hija del Faraón descubre al niño, lo adopta y lo llama Moshé (tomado del agua). Ella pide que lo amamanten, y Miriam consigue que su propia madre lo haga.

Cuando Moshé era ya adulto, salió del palacio y vio la opresión sobre sus hermanos. Al ver que un egipcio golpea a un hebreo, mata al Egipcio y lo esconde. Moshé supo que el Faraón se enteró de lo que hizo y huyó por su vida.  Llegó a Midian. y conoció a una de las hijas de Itró junto a un pozo. Ahí las rescató de un grupo que las molestaba. Moshé se casa con una de ellas, Tzipora, con quien tuvo a Gershom. Se vuelve el pastor del ganado de su suegro.

D’s oyó el clamor del Pueblo en Egipto. Entonces Él se aparece a Moshé en una zarza ardiente, y le indica que vaya a Egipto a exigirle al Faraón que deje salir al Pueblo. Aarón, el hermano de Moshé, es designado por D´s como su portavoz. En Egipto, Moshé y Aarón reúnen a los ancianos del pueblo de Israel para decirles que era momento de exigir su liberación. El Faraón se niega a dejarlos ir, intensificando el sufrimiento del Pueblo. Moshé le dice a D´s que la gente le protestó porque su situación empeoró. D’s le dice que actuará para que Faraón los deje salir.

Una sección que llama la atención al comenzar el capítulo 2, dice. “Cuando Moshé era adulto, empezó a salir a ver su propio pueblo y vio los trabajos forzados de ellos. Un día, vio que un egipcio mató a uno de sus hermanos hebreos. Miró hacia un lado y hacia otro, y vio que no había ni un hombre. Mató al egipcio y ocultó su cuerpo en la arena” (Shmot Cap 2, ver 11-12).

¡Cómo es posible que Moshé haya mirado hacia todos lados y no haya visto un solo hombre! Si estaba viendo los trabajos forzados, cómo no iba a haber al menos otra persona trabajando. Al analizar el pasuk siguiente entendemos que sí había gente alrededor, ya que dice: “Moshé salió al día siguiente, y vio que dos hombres hebreos se peleaban. “¿Por qué golpeas a tu hermano?”, le reclamó al que no tenía razón…… ¿Tienes la intención de matarme al igual que mataste al egipcio?, replicó el otro”. (Shmot Cap 2, ver 13-14).  Entendemos que hubo testigos y por eso se supo que Moshé había matado al Egipcio el día anterior. Entonces, por qué Moshé declara que “no había un hombre!!!”. Al repasarlo, podemos entender que sí había gente pero no había una persona que fuera consciente de su humanidad. “No había un hombre!”, significa que no había alguien capaz de respetarse como ser humano frente a la injusticia que estaban viviendo y por ende eran incapaces de ponerse de pie, pararse de frente y encarar la injusticia, la violencia y el terror al que eran sometidos.

Cuando las personas son sometidas a situaciones en las que son abusadas, vulneradas en sus derechos más vitales y coartados de vivir libremente y en paz, también pierden en parte su humanidad. Y cuando estas situaciones se normalizan, cuando dejan de sorprender, y ya no nos afectan, entonces la gente se deshumaniza  y pierde sensibilidad.

Cuando el egipcio mató al hebreo, al parecer a nadie le sorprendió, solo a Moshé, que con estupor, miró para todos lados y no vio a ninguna persona, es decir, a nadie que se sorprendiera. No vio a otro que pudiera valorar la vida y reconocerse a él mismo, ni a su prójimo, como ser humano, que dignifica la vida.

Que seamos capaces de mirar nuestro mundo, y nunca perder la sensibilidad de lo que ocurre a nuestro alrededor, dejar de normalizar y recobrar nuestra humanidad. De esa forma, podremos seguir desafiándonos para hacer un mundo mejor.

Shabat Shalom,

Bruno

Aida Finkelstein de Jeifetz (Z.L.)

Envíanos los nombres tus seres queridos a contacto@ruajami.cl para que los recordemos juntos


 
RUAJ AMI
WEB
RUAJ KIDS
+562 893-9884   contacto@ruajami.cl






This email was sent to <<Email>>
why did I get this?    unsubscribe from this list    update subscription preferences
Ruaj Ami · Av. Las Condes 8361 · Santiago 7560171 · Chile

Email Marketing Powered by Mailchimp